10 Súper estrategias para los pequeños lectores

Parent and child reading togetherEl impacto que puede tener la lectura en  el futuro de los pequeños estudiantes es innegable.  La alfabetización a temprana edad es uno de los grandes vaticinadores de los logros académicos que lleguen a tener los alumnos  en su futuro, incluyendo el curso de sus carreras y su éxito financiero como adultos.

De hecho, la alfabetización va más allá del saber leer.  Los lectores ávidos «se enganchan» con el texto en cada etapa de la lectura, y analizan a cada paso, su propia comprensión. Para ayudar a los pequeños alumnos a desarrollar su fortaleza en la lectura, habrá que guiarlos mediante alguna de estas estrategias.

Antes de leer

1 Establecer el contexto

Cómo encaja la historia en la vida del lector o en su actual conocimiento básico? Al tratar temas conocidos, hay que echar mano de experiencias pasadas que ayuden a preparar el terreno para la historia.  Si se tratara de un tema totalmente nuevo, hay que dar suficientes antecedentes para que la historia tenga sentido.  Por ejemplo, si la historia se lleva a cabo en un período histórico, habrá que hablar con los niños sobre cómo era la vida en tiempos diferentes. Esto permitirá que tu lector se transporte al mundo de la historia antes de haber iniciado la lectura, al tiempo que da pie para la comprensión del texto.

2 Revisión previa 

Así como se hace una revisión de una película o de un video, los lectores se beneficiarán de un panorama general de la historia antes de leerla.   Una manera de hacer una revisión previa es «echarle un vistazo» al libro y ver de qué podría tratarse. Con libros de fotografía o ilustraciones se podría hacer una rápida revisión de las imágenes. Para las novelas, se podrían leer los títulos de cada capítulo primero o bien la descripción o sinopsis en la portada del libro.

Como lectores adultos, caminamos por donde hay libros constantemente.  En una librería, seguramente no tomaremos el primer libro que veamos y lo pongamos en nuestro «carrito» para comprarlo. Lo que haremos primero será revisar el libro para ver si éste es de nuestro agrado.  Los niños también deberán acercarse a lo que les gustaría leer – de lo contrario, podrían desinteresarse totalmente.

3 Hacer predicciones

Después de haber establecido el contexto y de haber revisado el libro, invita a tus pequeños lectores a hacer predicciones sobre de qué se va a tratar la historia. ¿Será divertida? ¿Será ficción o no ficción? ¿Cómo serán los personajes? Esta estrategia se puede aprovechar al mismo tiempo en que vayamos caminando por donde están los libros o conforme veamos las ilustraciones.

Durante la lectura

4Hacer preguntas

Es casi imposible ser un lector activo sin hacer preguntas. Con el tiempo, esta estrategia será como una «segunda piel» para los lectores ávidos. Entre tanto, podemos guiar a nuestros pequeños lectores a desarrollar esta destreza sirviéndoles nosotros mismos como modelo haciendo nuestras propias preguntas y pidiéndoles que ellos elaboren sus propias preguntas.  «Me gustaría saber si… » es una buen pie para  que los niños empiecen a ser inquisitivos y curiosos y quieran saber más.

Ask QuestionsEjemplo en acción: haz preguntas

Algunos docentes eligen crear una «pared mágica» en sus aulas para incitar preguntas.  Esto es fácilmente adaptable en casa.  Todo lo que necesitas es un cartulina (o una pared en blanco) y colocar en ella notas auto adheribles. Conforme las lean los niños, proponles que escriban sus preguntas y las peguen en la «pared mágica». Esta novedad será generalmente suficiente para motivar a los pequeños lectores a pensar en cuanta pregunta quieran. Después de leer el libro, podrán volver a la «pared mágica» y ver las notas que habían escrito y corroborar cuántas preguntas se contestaron con la lectura.

5 Hacer inferencias

Hacer inferencias durante la lectura es a lo que se le llama «conectar los puntos». LAs historias raramente cuentan todos los detalles – si lo hicieran, ¡serían aburridas!  en lugar de hacerlo, los autores dejan información fuera intencionalmente, para que el lector no deje la lectura.  Los libros de fotografías o de dibujos o ilustraciones son perfectos para enseñarles a los niños a inferir: al buscar pistas en las imágenes, los niños aprenden a «encontrar» detalles que faltan y hacerlo a lo largo del contexto.

6 Visualizar

Siempre les digo a lis estudiantes que «los libros son como películas en sus cabezas».  Durante la lectura, nuestra mente debería transportarse al mundo de la historia, imaginándose todo lo que está sucediendo. La visualización no sólo incluye lo que podemos «ver», también incluye ¡todos los cinco sentidos!  Cuando les pides a tus pequeños lectores que visualicen el escenario, considera pedirles también que olores perciben o qué escuchan.  ¡Te sorprenderán las respuestas que te den!

Ejemplo en acción: Visualización

Durante una evaluación de lectura en mi clase de segundo año (o grado), mis estudiantes leyeron un pasaje de ficción sobre un niño en una montaña rusa. Al terminar el examen, uno de los estudiantes pidió volver a tomar el examen.  Le pregunté por qué y me respondió que: «En la parte donde íbamos en lo más alto, ¡mi cerebro sintió cosquillas!» ¡Esto es transportarse con la lectura al mundo de la historia!»

7 Hacer conexiones

Las historias tienen más valor cuando las conectamos con algo que ya conocemos o sabemos. Guía a los estudiantes a hacer conexiones conforme vayan leyendo, preguntándoles sobre su propia vida, sobre los libros que han leído antes o sobre lo que saben del mundo.  Por ejemplo, si el personaje de la historia se siente nervioso, puedes pedirle al niño que haga la conexión a un momento en que él se sintió nervioso.  Entre más profunda sea la conexión, mayor será el impacto que tenga la lectura.

Después de leer

8 Comentarlo

¡Esto es algo tan simple como suena! Al comentar lo que hemos leído, reforzamos las conexiones en nuestras mentes y será mucho más fácil recordar lo que hemos aprendido.  Hablar sobre los libros puede hacerse algo más formal como cuando se habla sobre el libro en clase con todo el grupo, o bien puede ser tan simple como comentar lo que más te ha gustado del libro durante el desayuno.  Esta es también una buena oportunidad para volver a las preguntas que nos habíamos hecho o a las predicciones.

9 Reaccionar a la lectura

Para profundizar aún más la comprensión de un texto, guía a los pequeños lectores a reaccionar de alguna manera sobre lo que han leído. Esto podría ser en forma de conversación  o como un resumen escrito – pero, ¿por qué no ser creativos?  Pídele a los lectores que le escriban una carta a uno de los personajes, que dibujen un mapa del lugar, o que diseñen una herramienta que ayude a resolver el problema de la historia.  Entre más simpática sea la respuesta, más divertida y atractiva será la actividad.

Respond to ReadingEjemplo en acción: lectura

Después de terminar de leer una novela en clase, a los niños del tercer año (tercer grado o tercer nivel) se les pidió que diseñaran algo con materiales reciclables.  Uno de los personajes de la historia había estado en un grave accidente que le impidió volver a caminar.  Usando cosas como botellas plásticas y cajas de cartón, los niños crearon de todo, desde una silla de ruedas, ropa especial, hasta un «alcanza libros» para el personaje de ficción.  Al impulsar la creatividad en los niños, la respuesta que se vio en lo que hicieron fue una lección llena de empatía y de consciencia del ambiente.  ¡Bravo, niños de tercero!

10 ¡Volver a leer!

Permitirle a los niños releer las historias que les han gustado es una de las mejores maneras de ayudarles a profundizar en el texto.  ¿Has visto tu película favorita varias veces y en cada vez has notado algo de lo que no te habías percatado antes?  Esto mismo pasa con la lectura, y es, sin duda, una de las mejores maneras de aprender como las múltiples etapas de la historia trabajan juntas.

Durante el releer de las historias, puedes ayudar a que el proceso se extienda al hablar de indicadores de lo que podría suceder, del desarrollo el personaje, o de cualquier otro de análisis literario.  Una idea fantástica para que los pequeños lectores lean ávidamente, es utilizar una historia familiar que les permita desarrollar ideas complejas y los invite a ser lectores.

Reading is one of the most important skills your child can learn

No es secreto que leer es una de las habilidades más importantes que tus hijos puedan adquirir. 

Guiar a los niños a ser inquisitivos y a desarrollar amor por la lectura, es un paso que los lleva a ser aprendices perennes y ser exitosos de por vida.