Credit: iStock photo

El Poder del «Todavía»: Parte I – Cómo el Cultivar una Mentalidad de Crecimiento Puede Transformar Cómo Aprendemos

Tal vez hayas escuchado el término «Mentalidad de Crecimiento» que recientemente ha incurrido en la educación.  Pero ¿qué significa realmente? ¿Cómo podemos cambiar la manera en que les hablamos  del aprendizaje a nuestros niños, la manera de transformar su manera de pensar y ayudarles a que alcancen todo su potencial?

¿Qué es Mentalidad de Crecimiento?

La idea de una mentalidad de crecimiento vs. fija la introdujo por primera vez Carol Dweck, una psicóloga del desarrollo y profesora en la Universidad de Stanford.  Desde entonces, el concepto ha estallado en popularidad entre padres, educadores, artistas, deportistas y profesionales en una larga variedad de campos.  Pero ¿Qué significa exactamente?

El concepto comenzó a desenvolverse primero cuando los psicólogos observaron más de cerca la manera en que podemos darle forma a nuestro aprendizaje.  Conforme aparecieron investigaciones alrededor de la neuroplasticidad o la habilidad que tiene el cerebro para cambiar y adaptarse a nuevas experiencias, Dweck se percató de que había algo sin precedentes: que la inteligencia no es, como mucha gente cree, una condición fija e inmutable.

Los senderos en el cerebro son extremadamente maleables; tienen el potencial de cambiar, adaptarse y reforzar las conexiones según fuera necesario.   De hecho, nuestro cerebro hace esto todos los días, nos demos cuenta o no. Cada vez que seguimos el mismo proceso de pensamiento como repetir un hábito o formarnos una opinión, el sendero en nuestro cerebro se fortalece.  Cuando algo sucede que causa que el proceso de pensamiento cambie, se crean nuevos senderos.  Los «viejos» caminos se debilitan al ya no usarse y hacen espacio para un mayor crecimiento.

Piensa en el hogar de tu niñez, por ejemplo. Cuando vivías ahí probablemente sabías donde encontrar cualquier cosa en los gabinetes de la cocina. Sin tener que pensar mucho al respecto, eras capaz de ir de gabinete en gabinete y encontrar los comestibles necesarios para hacerte el desayuno o empacar tu almuerzo.  Ese sendero en tu cerebro se reforzaba cada vez que lo usabas. Finalmente, al mudarte a una nueva casa, tu cerebro tuvo que crear nuevos caminos para moverte por la nueva cocina; los viejos caminos se reemplazaron poco a poco.

Si ahora regresaras a la casa donde vivías en tu niñez,  serías capaz de encontrar todo en la cocina?  Tal vez, si es que has vuelto de visita desde que vivías ahí o, en otras palabras,  si ese camino en tu cerebro sigue estando en uso.  De otra manera, probablemente no. Tu cerebro ha obviado ese proceso para hacer espacio para algo más útil.

Esto tiene implicaciones importantes en el aprendizaje. Significa que podemos estimular este proceso nosotros mismos, al escoger los caminos que se usan en el proceso de aprendizaje, al elegir reforzar los senderos que se usan en el proceso de aprendizaje podemos entrenar nuestro cerebro para ser más inteligentes.

Fantástico ¿no? Entonces ¿cómo podemos aprovechar este «súper poder?

Credit: iStock PhotoPues justamente ajustando nuestro nuestro propio pensamiento.  Al usar las investigaciones emergentes sobre la neuroplasticidad como trasfondo, Dweck determinó que hay dos maneras en las que la gente piensa sobre su aprendizaje: atribuyendo sus logros y fracasos a algo inamovible, denominado «Mentalidad Fija», o bien reconociendo que el esfuerzo que se pone en una tarea afectará directamente su resultado – una «Mentalidad de Crecimiento».

En otras palabras, ¿creen que se pueden reforzar y adaptar los caminos del aprendizaje en el cerebro? De no ser así, el proceso de la neuroplásticidad se estanca  y la nueva información es mucho más difícil de aprender. Pero, si lo creen, las posibilidades de expandir sobre lo nuevo y desafiar ideas y con ello el potencial de crecimiento, son infinitas.

La gente con mentalidad fija puede ver la mayoría de las situaciones fuera de su control; en su mente, las cosas les suceden a ellos, contrario a que suceden por ellos. Una mala nota en un examen de inglés puede causar que una persona con mentalidad fija  piense «soy malo en inglés». Asociarían el fracaso con su propia identidad haciendo más difícil ver cualquier punto que tratara de mejorarlo.

Por otra parte, una persona con una mentalidad de crecimiento,reconoce la habilidad de adaptación de su cerebro de manera que una nota o calificación de fracaso es meramente el primer paso para fortalecer el camino del aprendizaje. En lugar de retirarse de una situación difícil de aprendizaje, esta persona aceptaría la oportunidad de mejorar – pensarían «Necesito estudiar más la próxima vez.»

En breve, una mentalidad fija dice: «No puedo hacerlo» cuando se enfrenta a un reto, mientras que una mentalidad de crecimiento dice: «Yo no puedo hacerlo todavía.»

El aprendizaje con base en juegos  provee retroalimentación inmediata a través de puntuación, estrellas y sonidos que le avisan a los niños que están mejorando. Los niños se sientan bien si cometen errores y no se dan por vencidos.  En este juego se ganan puntos  empatando los carros con diferentes velocidades.  AL aumentar gradualmente  el desafío, se anima a los niños a seguir tratando y a desarrollar una mentalidad de crecimiento.

Revisa nuestra familia de Apps.

¿Por qué es esto importante?

Ajustar nuestra manera de pensar de una mentalidad fija a una mentalidad de crecimiento significa tener la oportunidad para mejorar en todas la áreas del aprendizaje, generalmente más allá de lo pensábamos que éramos capaces.

Tener una mentalidad fija puede cerrar significantemente las posibilidades de triunfo, porque es más fácil que una persona con mentalidad fija se de por vencido rápidamente o hasta que evite cualquier reto. Un niño que piensa “No puedo hablar inglés” es mucho más probable que se de por vencido aprender una lengua que un niño que cree “Todavía estoy aprendiendo a hablar inglés”.

 

 

Una App con base en el aprendizaje de lenguas ayuda a los niños a ‘seguir tratando’ al enfocarse en el juego en el que participan. Saben que pueden tratar nuevamente y continuar mejorando.

 

Tener ‘mentalidad de crecimiento’ abre el espacio para exactamente eso: crecer. Elimina el miedo al fracaso porque el fracaso es justamente otro paso hacia el éxito. Así, también da lugar a la libertad de pensar creativamente y tratar nuevas formas de resolución de problemas en lugar de apegarse a una ruta “más segura”.

De hecho, ahora sin presión, quienes aprenden “la mentalidad de crecimiento” son capaces de sobrepasar expectativas con respecto a su aprovechamiento. Las investigaciones que se han realizado con grupos tradicionalmente de bajo rendimiento han demostrado que en salones de clase donde se han impulsado los principios de la mentalidad de crecimiento, se ha logrado un éxito aún mayor que el de sus compañeros de alto rendimiento – algo que mucha gente había pensado que fuera imposible.

No solamente son los alumnos de bajo rendimiento los que pueden beneficiarse del cambio de mentalidad. Es igualmente importante que los alumnos de alto rendimiento asocien sus logros con el arduo trabajo que realizan más allá de la suerte o de su habilidad innata. Un niño que cree que ha logrado grandeza simplemente porque es grande – en lugar de que ha sido gracias a su trabajo o porque ha construido sobre sus habilidades fundamentales – podría tener más dificultad desarrollando hábitos saludables de aprendizaje.

Estos alumnos poco harán para impulsarse a si mismos a lograr algo más allá del nivel que perciben de si mismos, lo que indica que no están listos para alcanzar su propio potencial, ya que cuando inevitablemente se topan con el fracaso, los efectos pueden ser desastrosos en su auto estima. No les es fácil recuperarse de una mala nota en una materia, cuando su identidad está tan íntimamente ligada a su éxito en la escuela, especialmente si se percibe el éxito como algo fuera de su control.

 Lee la Parte II de este artículo – “¿Qué tipo de mentalidad tiene tu hijo?”

Sigue a la comunidad de Studycat por Facebook para más consejos de expertos en el aprendizaje de lenguas.

Únete al Studycat Club y accede a los materiales y recursos del programa de aprendizaje de lenguas.